ENTREVISTA: JESÚS TENREIRO (1936-2007). Premio Nacional de Arquitectura, 1991. Arquitecto venezolano. Entre Rayas. Venezuela.

¿El rasgo principal de su carácter?
Perseverancia.
Una lucha
Mejores ciudades = Mejor arquitectura.
Un defecto que no puede dominar
Cargo con mis defectos, no los domino.
Un exceso
La sinceridad.
¿Se considera buena persona?
A veces.
¿Por quién se cambiaría?
Por nadie.
¿Ante qué es intolerante?
La injusticia.
¿Con qué errores humanos se muestra indulgente?
Con todos.
¿Ante qué vacila?
Ante el poder.
¿Cuál es su precio?
No estoy en venta.
¿A qué leyes obedece?
A las de la naturaleza.
¿De qué siente envidia?
Del sol.
¿Qué despierta su ira?
El maltrato.
Su ideal de felicidad
El cielo en la tierra.
¿Por qué sería capaz de matar?
Por nada.
¿Qué cualidad prefiere en los seres humanos?
La sinceridad.
¿Qué famosa obra de arquitectura le parece un bluff?
Frank Gehry y su obra.
¿Qué arquitecto u obra merecería mayor reconocimiento en el país?
Mi obra y yo.
¿De qué obra le habría gustado ser el autor?
La Galeria de Arte. Berlín. Mies Van Der Rohe.
¿Algún edificio le parece insuperable?
El citado antes.
¿Cuál es su máxima en el trabajo?
Serenidad.
¿Admite restricciones la creación?
Sí.
¿Conoce algún diseño perfecto?
Perfecto es Dios.
¿Qué cree aportar profesionalmente?
Nada especial.
¿Qué otra profesión le hubiera gustado ejercer?
Jardinero.
Lugar de la ética
El Alma.
¿Qué obra de arte le ha impresionado?
El Retrato Azul del Príncipe, de Tiziano.
Último libro que leyó
Himnos a la noche, de Novalis.
Una palabra iluminadora
Resplandor.
¿Cineastas favoritos?
Visconti, Luchino.
Un pintor
Paul Klee.
Un color
Verde Agua
Un fotógrafo
Juan Carlos Moratinos
Un músico
Richard Wagner.
Un poeta
Rainer Maria Rilke.
Algo bello
La música.
Un héroe
Francisco de Asís.
Una fantasía
Distanciarme.
Un estilo arquitectónico
Cisterciense (Románico temprano).
¿Cuál es su asignatura pendiente?
La música
¿Qué tiene en su mesa de noche?
Mahler: 9na. Sinfonía.
¿Cree en la eternidad del alma?
Sí.
¿Una tentación recurrente?
Morir.
¿Dónde le gustaría vivir?
En Suiza.
¿Cómo le gustaría morir?
Conciente y sereno.
Estado actual de su espíritu
Tranquilo.
Lugar de la arquitectura
El Mundo.

Jesús Tenreiro Degwitz  es venezolano, nace en Valencia el 9 de abril de 1936 y fallece en Caracas el 10 de diciembre de 2007. Fue arquitecto de la Universidad Central de Venezuela (Junio, 1958). Inicia su práctica profesional en 1958,  entre sus obras se destacan: la Abadía Benedictina San José del Lago, Güigüe, Estado Carabobo (1986-1990); el Edificio sede de la CVG, Ciudad Guayana, Estado Bolívar (1967-1968) y la Sede del Concejo Municipal, Barquisimeto, Estado Lara (1966-1968). Ha recibido las siguientes distinciones: Premio IX Bienal Nacional de Arquitectura (1998); Premio Nacional de Arquitectura por el Conac (1991); Premio Sociedad Bolivariana de Arquitectos (1988). Miembro del Colegio de Arquitectos de Venezuela (No. 90) y Miembro Fundador del Instituto de Arquitectura Urbana (1978-1983).

Publicado en la revista entre rayas No. 55. Meses mayo-junio 2005

 
Jesús Tenreiro

Es una de las figuras emblemáticas de la Arquitectura Venezolana, cultivador de un estilo fuerte, básico y ajeno al despliegue de ornamentos, con una marcada devoción por el concreto como génesis estructural. Su vida profesional ha estado siempre muy ligada a la actividad académica, pues ha sido miembro electo del Consejo de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, así como Profesor de Psicología Arquetipal y Arquitectura en esta y otras casas de estudio.

Premio Nacional de Arquitectura en varias ocasiones, con obras tan importantes como la Abadía Benedictina de Güigüe y el proyecto del Palacio Municipal de Valencia. Es responsable de la sede de la CVG en Ciudad Guayana, la sede del Consejo Municipal de Barquisimeto y actualmente en construcción tiene un edificio multifamiliar-recreativo en la Urb. Caribe en Caraballeda. Su participación en concursos nacionales e internacionales han armado un portafolio que comprende sus ideas para el Pabellón de Venezuela en la Expo de Sevilla de 1992, una sede para el Colegio de Ingenieros y el diseño para la Opera de la Bastilla en París. También ha tenido tiempo para formar parte de sociedades profesionales y científicas, siendo miembro fundador del Instituto de Arquitectura Urbana, el Colegio de Arquitectos de Venezuela y el Colegio de Ingenieros de Venezuela, así como benefactor de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales.

Sus trabajos han sido reseñados en publicaciones internacionales, como la revistas Architectural Design (U.K), ARQ Architecture Québec, A & V (España), así como su extensa labor ha sido encerrada en el libro impreso por la Universidad de Texas, bajo la edición de Malcom Quantrill y participación del crítico Kenneth Frampton, de título: “Latin American Architecture Six Voices, De Groote, Dieste, Legorreta, Salmona, Tenreiro-Degwitz, Testa”, año 2000.

Otros lugares que citan a J. Tenreiro: http://www.bombsite.com/issues/86/articles/2604, http://www.facebook.com/topic.php?uid=31281971878&topic=5915#!/group.php?gid=31281971878

Casa Dragone

Es una casa “grande”. Siempre me he preguntado para que necesita una familia normal y corriente una casa “tan” grande. No tengo respuesta para esta pregunta. Otra: ¿Para qué el lujo, si lo entendemos simple y vulgarmente como decoración y muebles y objetos de firma? Es como las pinturas, o esculturas que “adornan” un espacio. ¿Realmente sentimos nuestra alma conectada con ellas?, ¿Y la arquitectura? Se ha convertido en mera decoración elaborada por “artistas exquisitos” dispuestos a satisfacer el gusto del cliente a la moda. Es como música hecha por encargo o para conmemoraciones: “Gebrauchmusik”.

Pero estamos lejos del período autentico de la arquitectura en el cual ésta determinaba ciertas calidades de vida. Siento un escalofrío frente a la artificialidad y el estar al día que caracteriza lo generalmente publicado sin ningún asomo de crítica: simplemente estoy “in”.

Esta casa, a pesar de lo extensa, pretende ser una antítesis y ya desde la elección del concreto como material fundamental hasta la forma de mostrarse construida, es un desafío al “gusto” imperante entre la clase media alta, que posee biblioteca sin libros, equipos de sonido sin música, estares sin estar en ellos, comedores para cenas de agasajo y cultura como “divertimento”.

Pero la casa debía ser una afirmación de valores como la sencillez, la rudeza, lo estoico y el valor supremo en arquitectura: el lujo del espacio en contraste con el lujo aparencial de los materiales y del impacto del efecto. Todo un programa de la arquitectura moderna en sus mejores momentos alejado de lo esperpéntico, banal y trivializado de la arquitectura de las últimas décadas.

Que ¿por qué hice la casa?, por amor y no por dinero, ya que mi participación fue gratuita, y sólo expresaba mi deseo de mostrar un testimonio construído de mi trabajo.

Arq. Jesús Tenreiro-Degwitz
Caracas, 2001

Texto tomado del grupo de facebook Homenaje a Jesús Tenreiro D.

 

“Cuando todos veíamos a la arquitectura como un cuerpo, él nos enseñó que había un alma. Cuando todos teníamos una actitud triunfante, él nos enseñó una dimensión trágica más profunda. Cuando todos buscábamos clientes, él nos enseñó a atender los mandatos de los dioses. Cuando todos queríamos ser actuales, él nos enseñó los valores de lo eterno. Cuando todos queríamos ser originales, él nos habló de los orígenes. Todos estos giros, muchos de esos dolorosos, lo convirtieron en un guerrero solitario, no importa cuántos tratamos de seguirlo, de imitarlo, de quererlo”.

Federico Vegas

Anuncios