ENTREVISTA: JOSEFINA BALDÓ. Arquitecto venezolana. Javier Brassesco. El Universal. Venezuela.

Profesora de estudios urbanos durante más de 30 años en la Facultad de Arquitectura de la UCV, Josefina Baldó siempre había tratado el problema habitacional desde la academia. En 1999 fue nombrada presidenta del Conavi en el entonces naciente gobierno de Hugo Chávez y tuvo por fin la oportunidad de llevar a la práctica sus conocimientos, de implementar su proyecto de vida: la rehabilitación de barrios. En 20 meses articuló un plan nacional de vivienda que dividió en seis programas que abarcaban 90% de la población y que en países tan distintos como Cuba y Estados Unidos ganó el premio como mejor política de vivienda de América Latina.  

¿Por qué se interrumpió aquel programa?

Cuando a los veinte meses salí del cargo, cortaron los fondos, no tengo claro por qué. Desconocimiento por un lado, supongo, pero también ensañamiento y egoísmo en distintos sectores del poder.  

Y luego vuelve a implementarse en 2004 y de nuevo se interrumpe…

Sí, muere cuando Julio Montes deja de ser ministro de Vivienda. Tres millones doscientas mil personas que habíamos preparado y que estaban trabajando en sus proyectos, se quedaron entonces en el limbo. Pero esa vez se interrumpe, además, porque comienza una etapa mucho más sectaria en el Gobierno, y el plan nuestro era verdaderamente participativo.  

¿Cómo calificaría la política habitacional del Gobierno en estos once años?

-Desacertada, por decir lo menos. Había una política de vivienda que con seis programas (uno para gente en situación de calle, otro de rehabilitación de barrios, otro para mejora de viviendas populares, otro para rehabilitacion de urbanizaciones populares, uno para el desarrollo de viviendas progresivas y un último para la clase media) abarcaba a casi toda la población y lo abandonaron.

Solo en Caracas han existido 9 planes de vivienda y el déficit es de 800 mil casas. El último, Barrio Tricolor, planea la construcción de apenas 800 apartamentos…

Es que hoy lo que hay son planes de corto alcance, caprichos, ocurrencias espasmódicas, decisiones intempestivas que responden a alguna emergencia, pero ¿política habitacional? No, no existe. Hasta se perdió la capacidad para emprender grandes obras de construcción y las pocas veces que se hacen es a través de transnacionales, como si aquí no existieran firmas de urbanismo y arquitectura capacitadas.

¿Qué contemplaba para Caracas aquel plan que se implementó en 1999?

En 20 meses logramos que 32% de los proyectos (39 de un total de 120) que había para que Caracas comenzaran a andar.

¿Están hoy los barrios de la capital mejor o peor que hace once años?

Hay una mejoría pero está en sus habitantes: hay más autoestima, más conciencia de la propia valía, más deseos de participar para mejorar su situación, y eso es importante. Ahora, el estado físico de los barrios es mucho peor, es deplorable: se han densificado de manera desordenada, los servicios han decaído, se invadieron espacios preservados para proyectos que nunca se hicieron y la inseguridad se ha disparado.

¿Qué opina de “ciudades socialistas” como la que se hizo en Ciudad del Indio (carretera Caracas-La Guaira) y se proyecta en Mariches?

-Mira, para no hablar solo de Caracas: en Venezuela hay 14 millones de personas que viven en ranchos. Creer que en algún momento se reubicará a todas en edificios o urbanizaciones es algo utópico. Más trascendente y viable es rehabilitar los barrios antes de pensar en reubicarlos. Pero hacerlo en serio, mejorando los servicios, creando espacios públicos y rehabilitando viviendas, no lo que hacen ahora, que le dan materiales a la gente para que los arregle y esa misma gente, cuando sale de su casa mal arreglada, se encuentra con que la cloaca sigue pasando enfrente de su puerta. Y entonces hacen estas ciudades artificiales mientras la ciudad real, Caracas, está deshecha. En vez de reubicar (eso debe hacerse cuando hay problemas geotécnicos), es mucho mejor y más fácil rehabilitar, integrar los barrios a la ciudad.

-¿Y acaso ahora las comunidades no tienen más participación en la resolución de los problemas a través de los consejos comunales?

-En los artículos 70 y 184 de la Constitución se establece que las comunidades se pueden organizar como les parezca para la presentación de proyectos, pero en la práctica a la gente solo le dejan la opción de organizarse en consejo comunal, que no tiene personalidad jurídica y que está regido por un ministro. Además suelen tener una visión política, por lo que se excluye a la mitad de la población. Eso no es participación libre. Un parque o una cloaca son utilizados por todos, no se puede discriminar.

-¿Es imprescindible esa participación de las comunidades para solucionar el problema habitacional?

-Sin duda. En los últimos ochenta años, el Estado hizo un millón de viviendas, pero 2,6 millones fueron autoconstruidas. La gran mayoría de las casas fueron hechas por personas sin estudios formales. Lo inteligente es aprovechar ese potencial que hay allí, preparar más a esa gente, asesorarla, darle los recursos para que los administre de manera autónoma y con una contraloría externa. Todas estas ideas me gustaría impulsarlas ahora a través de la Asamblea Nacional (Baldó encabeza la lista por Miranda en las próximas elecciones parlamentarias en calidad de independiente, apoyada por el PPT).

-Chávez ha dicho que se echará sobre sus hombros el problema habitacional. ¿Cree que puede haber un reimpulso en la materia?

-Si lo siguen viendo de la manera tradicional (cantidad de casas por año), si no hay continuidad ni siquiera entre distintos ministros (mucho menos entre gobiernos), si no hay un plan común que nos involucre a todos, poco importarán declaraciones y buenas intenciones.

Tomado de:  http://caracas.eluniversal.com/2010/06/06/ccs_art_aqui-hay-ocurrencia_1924834.shtml

Josefina Baldó  Es Arquitecto MSC. en Urbanismo, profesora de la Universidad Central de Venezuela, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, investigadora en el campo de los desarrollos urbanos no controlados. Premio Nacional de Investigación en Vivienda 1995 por el Plan Sectorial de Habilitación Física de las Zonas de Barrios de Caracas, 1992-1994. Coordinadora de los Programas de Habilitación Física en Zonas de Barrios en las Unidades de Diseño Urbano de Catuche, La Silsa-Morán, Aguachina, San Miguel y San Blas (1994-1998). Presidenta del Consejo Nacional de la Vivienda en 1999-2000. Asesora permanente de comunidades populares organizadas para la autogestión en vivienda y coordinadora general de la Asociación Civil Apoderamiento Comunitario en Vivienda (APODERA) 2003-2004. Premio Nacional del Hábitat 2003 “Leopoldo Martínez Olavarría”. Delegada por el Ministro de Vivienda y Hábitat para coordinar el Programa de Transformación Endógena de Barrios, Ministerio para la Vivienda y Hábitat, 2004-2005. Promotora y asesora desde AMHABITAT (Amigos del Hábitat), de proyectos de mejora integral de zonas de barrios o asentamientos informales. Promotora e impulsora de la Federación Nacional Bolivariana de Organizaciones Comunitarias Autogestionarias, (FENABOCAS), 2006. Seleccionados por la experiencia en Habilitación Física de barrios en el Taller Internacional, Cities, Science and Sustainability, Examples of Successful Applications in the South (TWAS) Academy of Science for the Developing World, presentado en el Abdus Salam Internacional Centre for Theoretical Physics, Trieste, Italia y será publicado, 2007.

Anuncios