MONEO RENUEVA AL VIEJO CAMPUS DE COLUMBIA. El País. España

bscap0002

 

Moneo renueva el viejo campus de Columbia

 

Es el primer edificio que el arquitecto construye en Nueva York

BARBARA CELIS – Nueva York – 14/10/2009

Para cualquier arquitecto, proyectar un edificio que contribuya a delinear el skyline más celebre del planeta, el de Nueva York, es un jugoso desafío. Si además ese edificio se integra en uno de los campus universitarios más prestigiosos de Estados Unidos, el reto es doble.

El arquitecto Rafael Moneo (Tudela, Navarra, 1937) está construyendo un nuevo pabellón dedicado a las ciencias interdisciplinares en la Universidad de Columbia. El proyecto, diseñado junto al Moneo Brock Studio con un presupuesto de 200 millones de dólares (134,8 millones de euros) y que será inaugurado en 2010, tendrá 14 pisos, 4.645 metros cuadrados de laboratorios, una biblioteca dedicada a la química, biología y psicología, un auditorio y un café abierto al público y a pie de calle.

Situado en la esquina entre Broadway con la calle 120, el nuevo edificio de cristal y aluminio, luminoso, abierto, casi flotante y con la imagen clara del siglo XXI pero sin ostentaciones, funcionará también como entrada noroeste al campus Morningside Heights, dominado por los edificios históricos de McKim, Mead & White, los arquitectos que diseñaron algunas de las principales construcciones de finales del XIX y principios del siglo XX en Nueva York y autores también del Hotel Nacional de Cuba en La Habana. De ahí la complejidad de un proyecto que para llevarse a cabo no sólo ha tenido que tener en cuenta el contexto en el que iba a situarse, sino también las dificultades de construirlo sobre el gimnasio universitario. “No es un edificio sencillo. Las condiciones han sido complicadas porque había que respetar el gimnasio, aunque supongo que además de superar esa dificultad física el reto fundamental era de tipo estético: ser capaces de integrarse en un complejo urbano tan preciso y definido, con un perfil tan claro como el del campus de Columbia”, explicó ayer Moneo en conversación telefónica.

El arquitecto, ganador del premio Pritzker de arquitectura en 1996, es sobradamente conocido en EE UU, donde ha construido edificios emblemáticos desde finales de los años ochenta -la catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, en Los Ángeles, o el Davis Art Museum en Massachusetts-, pero nunca había dejado su firma en Nueva York. La apuesta de la Universidad de Columbia es particularmente significativa teniendo en cuenta que construir un pabellón de ciencias en esa ubicación era un viejo sueño fallido. Por ejemplo, el proyecto del arquitecto británico James Stirling nunca llegó a ser aprobado. Lee C. Bollinger, rector de la universidad, parece estar particularmente contento con el diseño de Moneo. “Tenía que ser arquitectura de calidad en sí misma, un proyecto atrevido pero realizado por un arquitecto importante”, explicó Bollinger en el diario The New York Times.

Según Moneo, “trabajar con instituciones académicas estadounidenses es satisfactorio porque te hacen sentir acompañado. Cuando aprueban un proyecto saben bien lo que quieren, saben con claridad el dinero del que disponen y eso ayuda mucho”. Cuando comenzaron las obras en 2007 hubo algunas críticas, pero parece que entre arquitectos ha gustado. Moneo se declara satisfecho: “Construir en ciudades como Nueva York crea controversia, naturalmente, pero creo que el proyecto se ha entendido bastante bien”.

20091014elpepitdc_1

© EDICIONES EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid [España] – Tel. 91 337 8200

Anuncios