ENTREVISTA: CARLOS FERRATER (1944) Arquitecto catalán. Comunicación Empresarial.

expo-ferrater-20081

“El arquitecto es un táctico, mediador en el proceso de construcción”

Carlos Ferrater, sin lugar a dudas uno de los arquitectos más importantes de nuestro país, ha desarrollado siempre un lenguaje muy personal mediante la no siempre fácil tarea de unir contrarios: a través de elementos de raíz tanto racionalista como natural sintoniza su obra con su entorno; logra, mediante la experimentación, la conjunción de abstracción y reflejo de la herencia cultural del lugar y, finalmente, propicia el diálogo entre los espacios exterior e interior. Ferrater, que será uno de los protagonistas del simposio que los días 9 y 10 de febrero el MoMA de Nueva York dedicará a la nueva arquitectura española, nos habla sobre sus proyectos actuales y sobre su visión acerca de la arquitectura.

 

Se podría decir que su arquitectura arranca de las premisas del racionalismo y el funcionalismo modernos pero que, por otro lado, se preocupa por la integración de la obra en su contexto natural. ¿Cómo armonizar ambas arquitectura y naturaleza? ¿No es contradictorio el aplicar una arquitectura racionalista e integrarla en su entorno?

Podría parecerlo a primera vista; lo más importante es que hoy en día podemos construir naturaleza a partir del artificio. Nosotros lo hemos ensayado a partir de geometrías de una cierta complejidad, no necesariamente euclidianas y de cuerpos puros, que operan sobre la estereometría: el juego de articulaciones e intersecciones con la acción de la luz. En el estudio, desde hace más de 17 años, desarrollamos un proceso de investigación basado en extraer la tradición cultural de un lugar a partir de procesos geométricos flexibles y deformables convirtiendo, conceptos e ideas abstractos en realidades utilizando mecanismos constructivos.

Es decir, tampoco es contradictorio mantener la herencia artística de un lugar con el hecho de hacer edificios funcionales.

Efectivamente. En los edificios que realizamos en el Paseo de Gracia de Barcelona, en colaboración con Xavier Martí y Juan Trias de Bes, hemos trabajado mediante la parametrización de las indicaciones de las normativas municipales, del Eixample, reconvirtiendo un esquema numérico en geometría tridimensional de la que ha resultado una membrana o diafragma estructural que evoca muchas de las características históricas de la zona: los miradores, las tribunas, la relación entre espacio exterior e interior, las geometrías regladas -construcción de curvas mediante superficies rectas, tal y como hizo Gaudí- y en síntesis el linaje cultural del Paseo de Gracia.

En el caso del paseo marítimo de Benidorm, que llevo a cabo junto a Xavier Martí, las curvas sinuosas y trenzadas que trazan el paseo estaban en la memoria de los modelos de ciudades como Río de Janeiro o Mar del Plata. El proyecto del Paseo de Gracia se ha convertido en algo especialmente interesante por varios motivos…

Sin lugar a dudas. Y de la misma manera, Lucía Ferrater ha construido un par de obras en el Eixample con esta misma idea, la de recuperar la memoria histórica de un barrio arquitectónicamente destruido por muchos edificios de los años 60.

No hay prácticamente ningún arquitecto que declare que no quiere integrar su obra en el paisaje y en el entorno social, y dice no olvidar nunca la funcionalidad. Esto se acentúa sobre todo en los edificios singulares y los arquitectos mediáticos. ¿Cree realmente que esto es así?

Sin duda se ha perdido. Mucho de lo que se hace no es arquitectura, es espectáculo, iconografía, simbolismo, vanguardia, etc…pero no arquitectura. Son franquicias, sin contenido social. La arquitectura tiene que tener una relación intensa con la sociedad y el lugar.

Especialmente destacado en este sentido es el tema de las torres. Están en construcción una Torre en Córdoba por un lado, y la Torre Almeda Park y la de Hotel 22@ por otro, las tres supongo con una concepción muy diferenciada.

Lógicamente. La torre Almeda es un símbolo por su ubicación en el paisaje. En un tejido casi industrial, sin signos de identificación, se nos encargó un elemento icónico, por lo que la arquitectura se puso al servicio de esa idea. Con 300 m2 de planta y 100 metros de altura, conseguimos que la torre tuviera una gran esbeltez. Algo semejante estamos realizando en el proyecto en el centro de La Défense, en París.
Estas torres tienen una concepción muy diferente a la de Córdoba, en la que buscamos, a partir del desarrollo geométrico, una aproximación a la tradición árabe de su historia. Trabajamos con la idea de un mirador que se ofrece a la ciudad. En este proyecto se recurre a la idea del diafragma, pero aquí en forma de celosía, un motivo arabesco característico de la cultura islámica..

¿Qué criterios sigue para la elección de los materiales?

En arquitectura primero es el concepto. Siempre llegamos a la teoría a partir de la praxis del proyecto, de la misma forma que nunca pensamos una tecnología o un material a priori. Tras el concepto, desarrollamos el proceso de la construcción. Lógicamente no podemos anteponer la elección de materiales a todo lo demás.

¿Qué es para usted la arquitectura?

El arquitecto es aquel que puede pasar de la abstracción a la geometría y el espacio mediante la construcción. La arquitectura tiene una doble capacidad: atender a las condiciones sociales y, a su vez, dar algo más, conseguir que la gente se identifique con ella. Es especialmente destacable la transversalidad que conlleva trabajar conjuntamente con muchas disciplinas, siendo el arquitecto el que media en esos procesos colectivos y complejos.

Tomado de: http://www.comunicacionempresarial.net/entrevista.php?ide=297

http://www.ferrater.com/

Anuncios